Notas extra

Pages - Menu

Pestañas

Pages

Pages

miércoles, 7 de agosto de 2019

Se debería cambiar el nombre del atractivo turístico “Mercado de Brujas” a “Calle de los Saberes Ancestrales”


Y este #Finde a dónde viajamos?  
Cada fin de semana es una oportunidad para descubrir las sensaciones que ofrece nuestro país.
Síguenos por Facebook e Instagram

El recorrido clásico que el turista debe realizar en la ciudad de La Paz incluye el sitio denominado “Mercado de Brujas”, un lugar que expone y comercializa productos para los rituales ancestrales locales, además se puede encontrar amuletos, remedios múltiples y objetos para realizar solicitudes y pedir favores.


Diariamente, es muy visitado por los viajeros tanto nacionales como extranjeros atraídos por el significado cultural, su popularidad es muy extendida principalmente a las recomendaciones en libros turísticos extranjeros y en muchas webs de comentarios. Actualmente, este espacio público y todos sus componentes, posee una declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la urbe andina.

Novedades y noticias del mundo del turismo y la hotelería

De acuerdo a las conclusiones de un estudio realizado por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, el nombre “Mercado de Brujas” esta errado, porque el término “Brujas” proviene de la cultura europea, sin embargo, es históricamente originario de la cultura boliviana. Dicho nombramiento fue realizado por una empresa de turismo en 1970, como parte de la prestación de sus servicios: “La empresa Crillon tours es la que hace una especie de un primer circuito paceño turístico para llevar a la gente que venía a conocer La Paz y que veía artesanías y a esta personas que vendían estos amuletos, rituales y este tipo de elementos (…) en ese momento es cuando se empezó acuñar el mercado de las brujas como elemento turístico para atraer turistas”, comento a ANM, el responsable de la Unidad de Patrimonio Inmaterial e Investigación Cultural del GAMLP, David Mendoza.    

Parte de los cuentos y leyendas de este lugar es que a finales del siglo dieciocho había una mujer llamada Josefa Apaza a quien la acusaron de practicar brujería con una mesa de ofrenda que hizo en la calle Linares de La Paz. Ella quería recuperar el “Ajayu” (alma) de su hijo. Esto como antecedente para comprender que la tradición que aún permanece en lo que a creencias y costumbre se refiere, en su momento fue llamado “brujería”.

La nota de prensa de la Agencia Municipal de Noticias AMN de la alcaldía paceña, indica que la Municipalidad planteó en una oportunidad que el nombre se cambie a la calle de los saberes ancestrales, pero muchos de los comerciantes rechazaron la iniciativa. “Son cerca de 200 comerciantes entre Yatiris, Amautas, Kallawayas, Capachaqueras y Artesanos que hay en el lugar. El mercado de las brujas mantiene su denominativo por la intención de preservar los nombres, aunque ya se hizo notar a los comerciantes que no es lo correcto”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario